Noticias

El detenido por el robo a la joyería Ragil acepta cinco años y medio de prisión

El detenido por el robo a la joyería Ragil acepta cinco años y medio de prisión

Con traje de chaqueta oscuro, corbata y peinado con raya. La imagen del quincuagenario que ayer compareció a juicio, acusado del atraco que sufrió el pasado mes de febrero la joyería Ragil, en la calle del General Mola, dista mucho de la del delincuente que fue capturado por varios empresarios de la zona aquella tarde cuando huía tras el robo.

fuente

Entonces presentaba un aspecto más desaliñado, quizás por el gorro con orejeras que vestía para dificultar su identificación, o por los golpes que recibió en la cara durante el forcejeo para tratar de escapar. Pero lo cierto es que son la misma persona, tal como confesó ayer ante el magistrado de penal 5, quien, después de escuchar la conformidad del acusado, dictó para él una condena de cinco años y medio de cárcel por delitos de robo con violencia, lesiones y tenencia ilícita de armas, además de varias faltas de lesiones.

El hoy condenado, un hombre de 55 años de origen ruso aunque afincado en Letonia, lleva en prisión preventiva casi siete meses como coautor de aquel golpe, en el que su cómplice logró escapar de la joyería con un botín de pulseras y gargantillas valorado en 107.052 euros. Y esa es la cantidad que la sentencia contempla a modo de indemnización, tal como reclamaba el abogado de la acusación particular, Alejandro González, de Abocor Servicio Jurídicos.

Los dos ladrones huyeron después de encañonar a la copropietaria del negocio y a una dependienta, y golpearlas para que no se moviera mientras cogían de la vitrina del escaparate cuantas joyas pudieron en los tres minutos que se demoró el golpe.
Después, salieron a la calle, pero pronto comenzaron a seguirlos los responsables de otros negocios la zona, que escucharon los gritos de auxilio de la dueña de la joyería. Entre todos lograron alcanzar al hombre llevado a ayer a juicio y lo retuvieron, a pesar de que en la persecución, los delincuentes llegaron a disparar sus pistolas detonadoras contra sus perseguidores. Pese a su oposición, lo retuvieron hasta la llegada de la Policía.
Es por los golpes que recibió la propietaria y los tres empresarios implicados en la captura que la sentencia dictada ayer de forma oral establece varias indemnizaciones, de entre 1.200 y 250 euros, en función de la gravedad de las lesiones. En el caso del peor parado de ellos, recibió puntos de sutura en la frente y conserva tres cicatrices. 

La grúa que cayó en la calle Real les costará medio año de cárcel a seis de los acusados Una veintena de abuelos recurrieron en dos años a los juzgados para poder ver a sus nietos
4 of 18